La EMA afirma que los informes del Dr. Pablo Campra Madrid, que se han usado para afirmar que las vacunas COVID 19 contienen grafeno o sus derivados, podrían ser una falsificación intencionada.

Almudena Zaragoza Bióloga Nº Col. 19086M

Fuente: ( The Graphene Box & Nature).

Hasta el día de hoy no me había pronunciado, ni había dado mi opinión sobre el culebrón por capítulos del grafeno, pero hoy al leer en una publicación la respuesta de la EMA (Agencia Europea del Medicamento) sobre los informes de nuestro compañero biólogo el Dr. Campra, me he decidido a escribir, harta ya de tantas mentiras grafeneras.

A las personas como yo, se les puede criticar de muchas formas, pero que pongamos un número de cuenta o pidamos donaciones, no es una de ellas.

 Sin embargo, sabemos que las farmacéuticas son negocios millonarios y tienen conflictos de interés, conflictos que también se podrían estar moviendo con el asunto del grafeno. En esta vida, he aprendido a ser igualmente crítica con el oficialismo, que con el oportunismo y el grafeno es la gallina de los huevos de oro en la masa crítica. Cada vez que ha salido un informe del Dr. Campra, diferentes colectivos han pedido donaciones para hacer denuncias, cuando denunciar no siempre precisa de ningún aporte económico. Se sabe que hay plataformas que han llegado a recaudar más de 20.000 euros en donaciones, asegurando que había más de un 90 % de grafeno en las vacunas, haciéndose eco de lo que contaban ciertos desinformadores sobre el primer informe de Campra. Afirmación absurda porque el grafeno es de color negro y por tanto los viales también lo serían.

Este culebrón por capítulos ha regado de fondos a muchos canales alternativos, que han acogido al grafeno y a sus seguidores con los brazos abiertos. Por eso lo tenemos hasta en la sopa.

Sin embargo, en este caso y sólo en este, coincido con la EMA, un organismo que colabora con laboratorios independientes que analizan viales, en que la hipótesis más plausible es que las muestras de Campra se contaminasen al analizarlas.

Se nos ha criticado por no hacer análisis de viales, pero desde el más puro desconocimiento, ya que se necesitaría un laboratorio con herramientas de más de un millón de euros para hacer un estudio serio, cosa que Campra no ha hecho. Y esto por no hablar de la trazabilidad, de la cuál la EMA confirma lo que es obvio: no hay custodia de las muestras por lo que podrían haber sido contaminadas al manipularlas, lo cual las invalida como prueba en cualquier juicio, pero encima va más allá y confirma que algunos de los números de lotes de los viales de Campra eran falsos y es lógico porque fueron sustraídos a varios médicos de nuestro equipo, cuando se disponían a hacer un análisis riguroso. Sí amigos, aquí hay cosas muy chuscas.

Lo cierto es que yo, que soy una persona acostumbrada a leer literatura científica, jamás vi dos informes tan descuidados y con tantos errores. No se pueden usar para periciales, ni sirven de prueba para nada y es que aquí viene el meollo del asunto:

Si fueses una farmacéutica y tus productos inyectables registrados oficialmente fuesen tóxicos, ¿cómo distraerías a la masa crítica antivacunas para evitar denuncias?

Pues desviándoles de los componentes registrados oficialmente. Es un golpe maestro. Confundes a la disidencia haciéndoles creer que hay componentes no registrados como el óxido de grafeno, grafeno o sus derivados y así no se fijan en lo que realmente contienen.

De los informes de Campra se extrae que compara fotografías a diferentes aumentos, habla igual de grafeno, que de óxido de grafeno como si fuesen lo mismo, cuando no lo son, que no anota cantidades, ni concentración de lo que encuentra y que sin duda no concluyen nada de nada. Eso sí, nos han tenido perdidos muchos meses, ¡enhorabuena compañero! No dejen de leer el último número de la revista D Salud, que saldra en diciembre, para más información sobre este párrafo.

Cada vez que alguno de los biólogos o médicos que hemos estado luchando desde el minuto uno para parar esta sin razón, intentaba decir que estos informes no valían para nada, una horda de robots entraba en nuestras cuentas y en nuestras ponencias a repetir: «¡analizad viales!, ¡disidencia controlada!, ¡trabajáis para las farmacéuticas!» Después de eliminar a esos usuarios veíamos que eran bots creados, cuentas fantasma, como los que usan los políticos para crear opinión y callar a la gente. Os suenan frases como: «¿Y de qué muere la gente? ¡A la UCI te mandaba yo!».

Leed este artículo si quereis saber más de cuentas fantasma. Se pueden conseguir 10.000 seguidores falsos por 100 € y contratar robots que critiquen a tus enemigos o pongan opiniones falsas por poco dinero más. https://www.gutierrez-rubi.es/2016/11/02/bots-en-comunicacion-politica/

Y es que amigos, el dinero de donantes desesperados por acabar con este infierno del coronavirus, puede venir bien para muchas cosas.

En el momento en el que intentamos avisar de que nos estaban engañando con el grafeno, recibíamos amenazas que han llegado hasta a decir que nos ataquen por la calle si nos ven. ¡Una auténtica locura! Por eso sabemos que esto del grafeno nunca fue un debate científico, porque los informes como dice la EMA “no son suficientemente sólidos desde el punto de vista científico”  y eso lo ve cualquiera que tenga mente crítica y esté libre de intereses. Y es que si las vacunas llevasen algún componente no registrado, el contrato que tienen con la Unión Europea sería nulo de facto, por lo que no se van a arriesgar a que así sea. Y para eso existen organismos reguladores.

Tampoco es cierto que haya parte de los componentes de las vacunas COVID que estén ocultos, de hecho, todo lo que contienen es público. La patente evita que copien la fórmula, no que la publiquen y en este sentido esa información está disponible para todo el mundo.

Y aquí lo importante de la cuestión, ¿los componentes registrados son lo suficientemente tóxicos y dañinos como para que nos centremos en ellos en las denuncias? Sí, y tanto es así, que la EMA ha obligado a las farmacéuticas a poner en sus prospectos que causan miocarditis, que es la verdad y se publican datos sobre la mortalidad asociada a estos productos en las bases de datos de farmacovigilancia, cada día.

¿Qué debemos hacer para parar la vacunación? Pues necesitamos afectados y un buen informe pericial sobre los componentes registrados en las vacunas, además de un abogado valiente para ir a por éstos productos génicos tan dañinos, ni más ni menos, y aún así, la industria farmacéutica es tan poderosa, que no tenemos garantías de parar este experimento y de momento lo más eficaz es lo que venimos haciendo desde el día uno: Divulgar para que la gente decida no ir a inocularse, sin fomentar el miedo y apostando por la inmunidad natural.

Así que si leen que soy disidencia controlada, o que no analizo viales, ya saben que es todo una farsa para despistar y confundir sobre el ARN que causa graves miocarditis, los lípidos catiónicos que se acumulan en bazo e hígado, los adenovirus de chimpancé que causan trombos y en general miles de efectos adversos reconocidos que incluyen desde abortos espontáneos, hasta psicosis graves y que los producen los componentes registrados oficialmente en estas terapias génicas COVID 19.

Y sin más, piensen antes de donar dinero a estos oportunistas, que convenientemente ponen su número de cuenta por delante de cualquiera de sus alocadas hipótesis sobre la “pandemia” que van desde gatos o mocos magnéticos, hasta nanobots de control mental. Como entretenimiento está bien, pero no confíen en que vayan a luchar por acabar con esta dictadura sanitaria, porque su fuente de dinero colorín, colorado, se habría acabado.

REFERENCIAS:

Carta al sindicato CGT Sacyl Valladolid Oeste que recibe respuesta de la EMA ante su solicitud de investigación de los informes de Campra. Fuente: El Diestro.

Gracias por su carta sobre los informes acerca de la presencia de partículas similares al grafeno en las vacunas COVID-19.

La EMA ha analizado el último informe del profesor Dr. Pablo Campra que describe el análisis de varios viales de vacunas COVID-19 que sugieren la presencia de grafeno:

https://www.globalresearch.ca/detection-of-graphene-in-covid-19-vaccines/5761969

El informe sigue a un informe anterior del mismo autor publicado en julio de 2021 con hallazgos similares para un vial de Comirnaty.

https://www.globalresearch.ca/graphene-oxide-detection-aqueous-suspension/5749529

Se encontró que este primer informe tenía varias deficiencias y los resultados fueron descartados por no ser concluyentes por la EMA, la red europea de medicamentos, el titular de la autorización de comercialización y la universidad donde el autor llevó a cabo la investigación.

El último informe ha sido analizado por el grupo de trabajo de medicamentos biológicos (BWP) de la EMA con información sobre la espectroscopia Raman de la Dirección Europea de Calidad de los Medicamentos (EDQM) y los laboratorios de pruebas nacionales independientes responsables de la liberación de lotes (OMCL). Además, se pidió a los titulares de la autorización de comercialización de las cuatro vacunas autorizadas que proporcionaran información sobre la calidad de los lotes en cuestión. El BWP concluyó que los datos actualmente disponibles no muestran la presencia de grafeno en las vacunas en cuestión.

En particular, existen serias preocupaciones sobre el origen, la trazabilidad y la autenticidad de las muestras de productos y la metodología de prueba descrita en el informe. La fuente de las muestras de la vacuna no está identificada, algunos de los viales de la vacuna no estaban sellados, faltaban algunos números de lote y algunos de los números de lote citados no existen. Esto generó preocupaciones sobre la seguridad de la cadena de suministro y la posibilidad de contaminación o falsificación involuntaria o deliberada.

Además, el informe no proporciona suficientes detalles sobre la forma en que se prepararon las muestras, el estudio no incluyó controles positivos o negativos o estándar de referencia, y los resultados no fueron evaluados ni verificados críticamente. Las conclusiones del informe se basan en supuestos que no son suficientemente sólidos desde el punto de vista científico.

El óxido de grafeno no se usa en la fabricación o formulación de ninguna de las vacunas COVID-19 u otros medicamentos, por lo que no estaría presente en las instalaciones de fabricación y no hay una forma obvia de que pueda ingresar a las vacunas. Las pruebas de control de calidad y la revisión de garantía de calidad, por parte de los fabricantes de vacunas y los OMCL responsables de la liberación de los lotes, confirman que cada lote cumplió con todos los estándares de calidad antes de su liberación. No se han recibido quejas de productos para los lotes mencionados en el documento. Por tanto, la presencia de grafeno o derivados del grafeno en las vacunas no es plausible.

La EMA no considera que sea necesario realizar más acciones en esta etapa.

Nos gustaría agradecerle por contactarnos. Espero que esta respuesta sea de ayuda. Si desea darnos su opinión sobre cómo hemos manejado su consulta, complete la breve encuesta a continuación:

https://ec.europa.eu/eusurvey/runner/AskEMA”.

La EMA afirma que los informes del Dr. Pablo Campra Madrid, que se han usado para afirmar que las vacunas COVID 19 contienen grafeno o sus derivados, podrían ser una falsificación intencionada.

11 comentarios en «La EMA afirma que los informes del Dr. Pablo Campra Madrid, que se han usado para afirmar que las vacunas COVID 19 contienen grafeno o sus derivados, podrían ser una falsificación intencionada.»

  1. Hola Almudena, hasta ahora había leído-escuchado muchas intervenciones tuyas acerca de esta pandemia ficticia. Unas estaba de acuerdo y otras no. Pero como tu tono y razonamientos me parecían correctos siempre estaba abierto a escucharlos.
    En esta ocasión, creo que has dilapidado buena parte de tu reputación. He pensado las mil y una maneras de mostrar mi descuerdo con tu crítica. Podría decir que leyeras los cientos de informes científicos que hablan sobre el grafeno desde hace ya más de una década (si sirve de algo, en Infovacunas tienes una extensa y exhaustiva relación de los mismos). Hablo de informes científicos no de lo que dicen los propietarios de esos canales.
    Como te decía al principio, estoy abierto a cualquier cosa excepto a una, y es la que tú has utilizado: apoyarte en la respuesta de la EMA para criticar duramente otra interpretación sobre el asunto del grafeno me parece fuera de, no ya de tono, sino de cualquier razonamiento científico por pequeño que sea. Tenías cientos de maneras para argumentar en contra de los que sostienen la postura del grafeno y has elegido la peor.
    Supongo que conocerás lo que significa conflicto de intereses. Espero que desconozcas quién financia la EMA y quién está al frente de la misma. Si es así, creo que deberías informarte y luego hacer nuevamente el intento de criticar a los grafeneros.
    Pero, si no es así y sí estás informada, el asunto entra por otros derroteros que no quiero manifestar aquí.
    A pesar de todo, gracias por tus esfuerzos sobre el asunto de la pandemia

    1. Muchas veces nos encontramos con críticas que parten desde el desconocimiento como es tu caso, hasta la locura y el fanatismo, pero la tuya me ha parecido loable, porque no todos tenemos que saber sobre química, física y biología y por eso escribí este artículo, porque creo que se aprovechan de eso para engañar y me duele que gente buena done su dinero a causas perdidas. En este artículo no se pretendía aplaudir la labor de la EMA de hecho nuestros informes periciales tratan de sentar a los responsables de la misma en un banquillo. Simplemente se quería expresar que, por una vez, estamos de acuerdo con su razonamiento en cuanto a la trazabilidad de esos viales que es nula y por tanto invalida cualquier uso judicial que se quiera hacer de esos documentos. Además los hemos analizado a nivel metodológico un ingeniero, un médico y varios biólogos y los errores son garrafales. Estamos muy sorprendidos de que dos documentos tan pobres científicamente hablando (ni siquiera los consideramos un análisis científico por la cantidad de errores que muestran y no sólo errores, también manipulaciones), hayan convencido a tantas personas que se presupone son críticas. El grafeno es una mentira, no es que no tenga base solamente, si no que además ambos informes son una sutil manipulación para hacernos creer lo que no es.

      Y sinceramente, llegados a este punto como bien se afirma, hay que ser igual de crítico con el oficialismo, que con el oportunismo y aquí están haciendo su agosto muchas personas con mentiras. Los miembros de biólogos nos embarcamos en esto, para ser honestos siendo un pilar nuestras familias. No queremos dejarles un mundo de falacias, por lo tanto seguiremos contando la verdad desde la ciencia y la determinación. Jamás se dilapidará la reputación de una buena persona, por decir la verdad. Un saludo.

  2. Como siempre, Almudena, tus articulos resultan un aliento de seridad y de rigor cientifico, en un laberinto de informaciones y deinformaciones interesadas y dirigidas por la élites del poder económico y comunicativo.
    Muchas gracias, mucha fuerza y sigue adelante con tus articulos, que son muy necesarios para los no submisos.

  3. Pues tu argumentación me parece perfectamente sólida aunque lo que comparto 100% es este párrafo
    «Y aquí lo importante de la cuestión, ¿los componentes registrados son lo suficientemente tóxicos y dañinos como para que nos centremos en ellos en las denuncias? Sí, y tanto es así, que la EMA ha obligado a las farmacéuticas a poner en sus prospectos que causan miocarditis, que es la verdad y se publican datos sobre la mortalidad asociada a estos productos en las bases de datos de farmacovigilancia, cada día.»
    Que en sí mismo desprestigia indubitadamente a la EMA y por tanto no se puede estar de su lado aunque el doctor Campra y demás desconozcan el rigor que un informe pericial debe mostrar. Tampoco es de recibo que no se publiquen oficialmente los resultados de los análisis aleatorios que por rigor de control farmacológico diversa legislación, plenamente vigente en España, exige. Supongo que la EMA al igual que el Gobierno disfrutan pareciendo que responden ante tan continuada conculcación de nuestra Ley Básica de Salud Pública.
    Evidentemente desde el poder se juega con la ignorancia de la mayoría y la matraca hipnótica de los apesebrados.

  4. Bravo, bravo, bravo. Estoy totalmente de acuerdo. La primera vez que leo un artículo de alguien con sentido común, saber científico y lo más importante libre de intereses, porque solo así se ajusta a la verdad. No soy científica, pero poseo un radar infalible, analizó, discierno y concluyó y cuando leo lo que me confirma mis conclusiones anticipadas, me llevo una alegría.
    Así que Dra.gracias por su HONRADEZ. Muchas verdades aún están por descubrir. Es cuestión de tiempo. Ya lo visualizo y no pinta bien para el mundo si no se toma CONCIENCIA en todos los aspectos.
    O se sirve al bien o se sirve al mal. Pero de lo que más estoy segura es de la Ley infalible CAUSA-EFECTO, cada uno recogerá lo que siembre. Gracias.

  5. Aunque fuera cierto el informe Campra, si uno lo lee puede comprobar que se trata de SIMPLES TRAZAS/CONTAMINACIÓN de los viales, algo que jurídicamente no tiene recorrido alguno. OCHO MICROPARTÍCULAS NANOMÉTRICAS en siete viales supuestamente analizados.
    Pero es que además todo este tema supone una distracción (intencionada?) de lo verdaderamente importante de todo esto: que los «virus» NO son patógenos y el «contagio» es un mito que jamás ha sido demostrado científicamente. Si cae este falso y nocivo paradigma, cae la plandemia con él y, por supuesto, la vacunación también y todo el negocio de los matasanos al servicio de la Farmafia.
    ¿Cuándo vamos a despertar?

  6. Por supuesto que es verdad.. pero el banco mundial paga para matar… No con balas sino con agujas.. los que la meten son sicarios.. matar a la humanidad es el negocio..

Responder a Anna Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba