HABLAMOS LOS BIÓLOGOS SIN CONFLICTO DE INTERESES, DE LA VIDA MEDICALIZADA.

Por Jose Antonio Pastor. Biólogo.

«La biología es ciencia, la medicina una tecnología.»

Gustavo Bueno.

Al mismo tiempo que muchos saberes populares y tradicionales relacionados con la salud desaparecen en los países supuestamente más desarrollados, se ha llevado consigo una  pérdida de la autonomía de los pacientes en cuanto a la decisión personal de su propia salud y de las terapias para restablecerla en caso de enfermedad. Y aquí es donde surgen la excesiva medicalización, los expertos y la tecnologización con una sobresaturación de pruebas diagnósticas basadas en la biología, de todos los procesos vitales y la expansión de un nuevo individuo social, el ciudadano temeroso y ávido de solución con tecnología, de sus problemas de salud. Asociados a esta realidad aparecen los tecnócratas, la nueva picaresca y la medicina más inflexible y radical.

La medicina lleva tiempo invadiendo espacios sociales que no son de su competencia, no son suyos propiamente dicho, cómo son espacios laborales, sociales, familiares, científicos de la biología y hasta educativos. Es una expansión que podríamos llamar medicalizada.

 «En los países desarrollados la obsesión por una salud perfecta, se ha convertido en el factor patógeno predominante».

Iván Illich 1999

Atención al término iatrogenia.

Todos estos procesos se planifican desde una perspectiva médico- industrial, dirigida a categorizar síntomas de riesgo- enfermedad continuamente. Aparecen así necesidades y a la vez los tratamientos. Profesionales sanitarios, políticos, científicos y demás personal asumen acríticamente todas las propuestas bajo el encanto de las nuevas tecnologías, como la biotecnología en estos momentos (también bajo el encanto del dinero presuntamente),  que milagrosamente curarán las enfermedades que puedan surgir. Los medios de comunicación llevan estas propuestas hasta el paroxismo, mediante la repetición y el discurso único,  hacia este engranaje basado en el consumo de productos innecesarios, en un mundo donde se promociona el individualismo consumista (que no es lo mismo que individualidad) y la falta del sentido crítico, y llevando al ostracismo a los biólogos que tenemos otra opinión sobre temas como la infección, las PCR para diagnóstico, secuenciación, análisis de los datos, aislamiento vírico y otras muchas cosas.  El mercado hace el resto, convirtiendo la industria farmacéutica, junto con la armamentística, las energéticas y la industria automovilística,  como las más ricas y poderosas del mundo.

«Cuando los individuos pierden su individualidad, pierden también su categoría intelectual y moral. Se conectan inconscientemente con un nivel inferior donde rigen, la irresponsabilidad, el victimismo, la insensatez, el tribalismo…y el infantilismo«.

C G Jung.

Para ampliar información sobre Iván Illich.

https://www.davidcayley.com/blog/2020/4/8/questions-about-the-current-pandemic-from-the-point-of-view-of-ivan-illich-1

https://rafabravo.blog/2019/02/15/se-puede-curar-la-medicina/

Diferencia entre biología y medicina y explicación del término Iatrogenia,  por el filosofo Gustavo Bueno.

Suscríbete a nuestra web, para recibir noticias.

HABLAMOS LOS BIÓLOGOS SIN CONFLICTO DE INTERESES, DE LA VIDA MEDICALIZADA.

4 comentarios en «HABLAMOS LOS BIÓLOGOS SIN CONFLICTO DE INTERESES, DE LA VIDA MEDICALIZADA.»

  1. Siempre me pregunté si los biólogos no se relacionaban con los médicos o por qué los médicos no estudiaban biología, porque veía que los médicos poco sabían de la composición de un medicamento . Cuando les preguntaba parecían estar en etapa de experimentación con el paciente.
    Cómo no hay médicos que muestren interés por investigar?. Acaso están tan adoctrinados? . Acaso está tan perdido el mundo?

  2. Muchas gracias por su ayuda, estoy aprendiendo mucho con ustedes, refuerza mi ánimo para tomar las decisiones adecuadas con respecto mi salud.
    Buscar soluciones más apartadas de esta medicina tan alejada de la salud.
    Un abrazote, mucho ánimo.

  3. La definición de Gustavo Bueno es la gran verdad, corta y precisa, como el resto que define muy bien los cuatro jinetes de la apocalipsis. Breve y conciso todo el articulo.
    Creo deberíamos pensar más y utilizar menos los algoritmos proporcionados intenciandamente.

Responder a Karlo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba